Chechenia: Desaparición, tortura y muerte en los campos de concentración para homosexuales

1507079_1661350904126056_3135272081890275042_n.jpgEn Argentina este año se incluyó al número 30.000 el de 400 desparesidXs, incluyendo de este modo los torturad@ y desaparecid@s durante la última dictadura militar que fueron obviados incluso en el “Nunca Mas”:  Queremos visibilizar y se sepa críticamente que la represión a nuestro pueblo argentino no excluyó la persecución a lesbianas, gays y personas trans como parte de los dispositivos de disciplinamiento social, político, sexual y de “higiene moral”.

“Conducta lesbiana”, “costumbres demasiados liberales”, “amanerado”, “temperamento afeminado”, “invertidos”, “amanerados”, “nunca se lo ve acompañado con personas del sexo opuesto”. Esas frases o palabras usó la Dirección de Inteligencia para describir situaciones de la vida de las personas. En esos archivos, más otros de la Prefectura, se evidencia un discurso punitorio sobre las sexualidades no heteronormativas. Durante la última dictadura cívico-militar hubo muchas formas de ser considerado “subversivo”. Ser estudiante, tener participación política o gremial, tener una sexualidad no heteronormativa, eran solo algunas de las razones para ser encerrado y torturado. (Mesa de la Diversidad) 

Mientras tanto, hace unos días, la noticia de que en Chechenia, Rusia, se crearon campos de concentración para homosexuales espanta con su sola mención. Desde hace años se conoce la lucha LGTB en la homofobica rusia de Putín. El mismo que hoy mira para otro lado ante las atrocidades que se están cometiendo, que incluyen tortura y muerte. El mismo que años atrás supo visitar la argentina y ser visitado en su país por la ex presidenta Cristina Fernadez de Kirchner con quien entabló vinculos comerciales que ataron a nuestro país con aquel.

cristina-kirchner-vladiminir-putin-argentina-gira-rusia-acuerdos-D-1024x700.jpg
Vladimir Putin y Cristina Fernández de Kirchner

El líder checheno, Ramzan Kadyrov, niega, por supuesto las acusaciones. Y su gobierno dice: “Si personas así existieran en Chechenia, las fuerzas del orden público no tendrían que preocuparse de ellas: sus propias familias se encargarían de enviarlas donde no pudiesen volver”  El objetivo de Kadirov es “limpiar” a los hombres que tengan una “orientación sexual no tradicional”

2970.jpg
Vladimir Putín y Ramzan Kadyrov

En pleno 2017, en el sur de la Federación de Rusia los gays son cazados y torturados mientras Moscú mira para otro lado. Esta vez los castigos no vienen de patotas neonazi. Según ha publicado un periódico ruso, es el Gobierno checheno -protegido y financiado por el Kremlin- el que está llevando a cabo esta “limpieza” con la pasividad cómplice de la población local.

Más de 100 gays han sido arrestados por las autoridades de la república rusa de Chechenia. De algunos de ellos no se sabe si están escondidos, detenidos o muertos. Los prisioneros de estos campos son víctimas de torturas y malos tratos, y sólo son liberados a condición de que sus propias familias se encarguen de matarlos (lo que se conoce en Chechenia como “asesinatos de honor“).

img_melies_20170411-074439_imagenes_lv_terceros_campo_concentracion-026-ko1G-U421620227043tJ-992x558@LaVanguardia-Web.JPG

Desde su sitio web, el activista Ton Mansilla, realiza un excelente análisis

Persecución homófoba

Se trata de una persecución al colectivo LGBTI sólo comparable a la de las autoridades nazis durante el Tercer Reich. Sabíamos que Rusia hace años que destaca por sus políticas homófobas, pero nadie estaba preparado para este brote de violencia extrema en una de las zonas más intolerantes y violentas del país. Varios gobiernos occidentales, así como la ONU y el Consejo de Europa, han exhortado al Kremlin para que ponga fin a esta situación. No obstante, las presiones internacionales pueden tardar en tener un efecto – si es que llegan a tener alguno -, sobre todo si no se toman medidas más drásticas.

¿Presiones internacionales?

Aunque Rusia no forma parte de la Unión Europea, si que es un Estado Miembro del Consejo de Europa. Sin embargo, este organismo no tiene el poder suficiente como para detener inmediatamente el intento de exterminio del gobierno checheno. La expulsión de Rusia del Consejo de Europa es la opción más drástica que este organismo tiene en sus manos, y no es la primera vez que se plantea. Esto supondría, sin embargo, que Rusia dejaría de estar sometida al control este órgano, y que los ciudadanos rusos ya no podrían acogerse a la protección del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por ejemplo. Paradójicamente, la expulsión de Rusia podría empeorar la situación a largo plazo. Y aunque el Consejo de Europa o los organismos de la ONU se decidieran a actuar de manera inmediata, los resultados llegarían demasiado tarde.

La mayoría de gobiernos occidentales tienen una gran dependencia económica respecto a Rusia, país que actúa como proveedor de gas natural para media Europa. Así, no es previsible que se impongan sanciones económicas o comerciales en este país ni que se tomen medidas aún más drásticas como intervenciones militares.

Intentar huir, la única opción

Mientras esperamos que la comunidad internacional reaccione, el colectivo LGBTI en Chechenia se encuentra en un peligro inminente. Varias organizaciones de derechos humanos están llevando a cabo planes de evacuación para sacar a estas personas del país y ayudarlas a escapar. Tampoco es una tarea fácil, pero es la única opción viable que tienen las personas homosexuales en Chechenia para salvar la vida.

La protección internacional, el derecho de asilo, es lo único que les queda. En las últimas décadas el mundo está viviendo una polarización en cuanto a derechos LGBTI: mientras la mayoría de países occidentales avanzan progresivamente hacia el pleno reconocimiento de los derechos humanos para este colectivo, la persecución homófoba en países asiáticos y africanos está creciendo hasta niveles alarmantes. Es aquí cuando el primer grupo de países tienen el deber moral de convertirse en un refugio seguro para aquellas personas que, como en el caso de Chechenia, huyen de una muerte segura. Europa, y especialmente países como España – uno de los más avanzados del mundo en cuanto a derechos LGBT – deben convertirse en un puerto seguro para los que consiguen huir.

Rusia es demasiado poderosa como para forzarla a cambiar de un día para otro. Si queremos ayudar al colectivo LGBTI de Chechenia y de otras partes del mundo, empecemos defendiendo nuestras democracias, sigamos trabajando para construir sociedades respetuosas con los derechos humanos, y abramos las puertas a todos aquellos que lo necesiten.

El derecho internacional obliga a acoger como refugiados a todas aquellas personas que huyen de diferentes formas de persecución en sus países de origen. Pero no se trata tan sólo de una obligación puramente legal. Si algún superviviente que ha conseguido escapar del horror de Chechenia llega a nuestras fronteras, acogerlo y ofrecerle protección internacional es la única opción que se puede considerar como humana.

reliance.png

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de MercadoPago

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de PayPal

0004431678.jpg

#RevistaBrutal

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Liliana Zarlenga dice:

    Que HORROR!!!!!!

    Me gusta

    1. Jueves 20 y 27 de Abril en Clásica Y Moderna 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s