39 años sin J. R. Wilcock

 “… morirá como un niño, preguntando
por qué lo traicionaron con mentiras…”

Después de la traición, J. R. Wilcock

image.jpg

 

Juan Rodolfo Wilcock fue el poeta maravilloso, el narrador de los seres extraordinarios, el ingeniero civil que participó de un proyecto relacionado con el ferrocarril trasandino en Mendonza, el que dejó la ingeniería por la literatura, el crítico, el traductor, el inventor de autores, el que dejó la Argentina por Italia, y cambió su lengua materna por el italiano. El amigo de Borges, de Bioy y sobretodo de Silvina Ocampo.

Murió en Lubriano, Italia, un 16 de Marzo de 1978. Tres años después que Pasolini, quien lo eligiera para ser su Caifás en “El Evangelio según San Mateo” (1964). El cine vuelve a tocarlo post mortem cuando en 2005 Nahuel de la Calle filma el cortometraje “Les amants” basado en uno de sus cuentos.

Wilcock se instaló definitivame en Italia en 1957. El tiempo nos devolvió a un J. R. Wilcock traducido al castellano.

“Como escritor europeo elegí el italiano para expresarme porque es la lengua que más se parece al latín (quizá el español es más parecido, pero el público español es apenas el espectro de un fantasma). En un tiempo, toda Europa hablaba latín, hoy habla dialectos del latín. (…) Por lo tanto la lengua tiene una importancia relativa; lo que cuenta es no caer en lo folclórico; qué decir, en fin, del inglés de los Estados Unidos, cuando emprende vuelo por cuenta suya y se aplana en 125 palabras. Es como si a un jugador de ajedrez le dijesen: “Aquí se juega a nuestro modo, con un solo caballo y sin torres”. Beckett quizá no se da cuenta, pero escribe casi en latín; su poema Sans, de 1970, va más atrás en el tiempo, parece sumerio, más bien pictográfico”.

Su biógrafo, Ernesto Montequín, lo recuerda con un particular episodio:

“Corría el verano de 1955. Yo estaba sentado en un banco de la Plaza San Martín, en Buenos Aires. Sin duda, compartía el desánimo de todos cuantos aspirábamos a la libertad. Vi venir hacia mí a Wilcock, al que había tratado en dos ocasiones y que me intimidaba por su ironía -como ha dicho su amigo Calasso, estaba “en acecho detrás de cada sílaba”-, su intolerancia frente a los lugares comunes o a cualquier frase de circunstancias. Al verme, se detuvo; nos saludamos; no quiso sentarse. Como si prosiguiera una conversación conmigo, me dijo: “Si no te vas de este país ahora, estás perdido para siempre”. Por cierto que deseaba irme, pero no tenía los medios. “Hay un barco que parte para Italia, no es caro, dentro de veinticinco días. Tus amigos pueden organizar un espectáculo y reunir el dinero del pasaje. Yo me voy en él. No es caro”, repitió, y siguió su camino.

Tomé ese barco, pero no lo encontré a bordo hasta dos o tres días después de haber zarpado. Ocupaba un camarote diminuto que daba a cubierta; estaba leyendo El viejo y el mar en la revista Esquire .

Comprendí al punto que no tenía muchas ganas de verme. Le pedí la dirección de alguna pensión romana. Me indicó una, en un barrio siniestro. Y nunca más volvimos a vernos. Había sido un emisario del destino; había cumplido su tarea para conmigo. Estaba bien así.” (La Felicidad del poeta, para La Nación, 1998

“Adoptó un hijo (Livio Bacchi), vivió en una casa sin muebles donde sólo tenía un pequeño piano vertical, libros amontonados en el piso y, según cuenta Gassman en sus memorias, “un gato que hablaba, aunque no siempre”. Cuando cumplió cincuenta años, se recluyó en una ermita de Lubriano, donde pasaba los días escuchando lieder de Wolf, releyendo a Wittgenstein y Joyce y aguardando la llegada mensual del Scientific American. En 1978 fue hallado muerto en su ermita de Lubriano. Un infarto lo había sorprendido mientras leía un artículo sobre enfermedades cardíacas.” (Mirar un punto, Juan Forn, Página/12)

1681551w300.jpg

#RevistaBrutal

reliance.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s