Enredados con Julián el terrible

Por Pietro Salemme Silvert

” Hay casas y existencias que asombrarían a las personas razonables. No comprenderían que un desorden que apenas si parece que va a durar quince días pueda continuar durante varios años. Pero esas casas y esas existencias problemáticas se mantiene tan campantes, numerosas, ilegales, contra lo que se podía esperar. Pero en lo que la razón no se equivocaría es en que si la fuerza de las cosas es una fuerza, ella las precipita en su caída. Los seres singulares y sus actos sociales son el encanto de un mundo plural que los expulsa. Se angustia uno por la velocidad adquirida por el ciclón en que respiran estas almas trágicas y ligeras. Esto empieza por unas niñerías; al principio no se ven más que los juegos. “
Los Niños Terribles, Jean Cocteau

12993422_448026148727150_2746285992852655819_n (1).jpg

Desde que las redes sociales son lo que son, bien podría cambiar el conocido dicho “quien te ha visto y quién te ve”Porque gracias a las estadísticas, los contadores y algunas aplicaciones podemos saber desde que país nos están mirando, cuantas personas y muchas veces saber quienes nos está mirando. Aunque detrás de IP siguen ocultándose sombras oscuras o, como se los conoce en la jerga virtual: “haters” (odiadores) Sobre estos personajes la actriz española Antonia San Juan participó en el maravilloso video “Hater Hatter

1010203_373345102861922_2734432851884662955_n.jpg

Entre el placer y el disgusto, entre el deseo y la displicencia, o quizá simplemente entre lo permitido y lo reprimido, entre lo admirado o lo envidiado se encuentran los famosos xtubers, porntubers, youtubers, blogueros virtuales que abren las puertas de alguna de las habitaciones de lo que es la intimidad. Detrás de la mirilla los espías o seguidores y en la mira, ellos, siempre. Ahí mismo se ubica Julian, Juuliiancito, Julián Matías, o German Kessler, el nikname de sus inicios. ¿Y cuando fueron los inicios de este muchacho que apenas pasa los 20 años de edad y que nadie parece desconocer? Tal vez en sus primeros años de escuela, con sus compañeritos. O un poco después, en la pubertad, con algún adolescente. O en aquel ciber donde filma un encuentro sexual que se instala en la web haciendo estallar el contador de visitas. El video estrella donde sin saberlo tenía como partener a Michael Amerika, un ponstar. ¿O quiza el primero fue el del militar que no pierde oportunidad de tomar su propio teléfono en pleno acto, para filmar la fricción de su pene en la cola del joven Julián?… El que se filma mientras está siendo filmado. Esa espiral de doble realidad, de tomar registro para mostrar, o para mostrarse. Julián eligió mostrar, mostrar una parte, no todo. Mostrar un puñado de polvos puede significar exponerse, pero nunca puede significar mostrar todo. Quizá por su gusto a exhibirse, los que miran se sienten con derechos, y desde un, seguramente transpirado sillón de computadora, agitan el ratón para denunciar. Así es como cada tanto, algunas de las redes de Julián se cierran abruptamente. Pero detrás de un odiador, vienen cien seguidores.


¿Qué miramos cuando vemos porno? ¿Qué te excita de la escena? Somos demasiado particulares. Y está en uno descubrir esos pequeños puntos en la imagen que disparan la excitación hasta el orgasmo. Muchos adoran verlo a él, el chico desenfrenado, que no oculta ni el placer ni el arte en el hacer sexual, el que maneja la elasticidad de su cuerpo como pocos. Pero otro dejan de lado a Julián, no quieren verlo a él, quieren ser él para ser sacudidos por alguno de los chongos que tarde o temprano caen en la cuenta de que fueron filmados. Y sus esposas, a veces, también se enteran. Como alguna vez le tocó el turno de enterarse a la madre de Julián y a sus hermanos. “Hay videos en los que estas en casa” -le dijo el hermano. “Igual vi solo tres. Fue suficiente. Ya sé de que se tratan” (!!!) Pero nada lo detuvo. Hoy, sueña con ser actor porno, y representar a la argentina desde buenas productoras internacionales. Admira actores del género como Damian Crosse, Austin Wilde, Johnny Sins, Viktor Rom. Y es que su incursión el porno fue a partir de los 12 años, y a través de películas que baja de internet. Internet, el hogar de sus fantasías desarrolladas.

Julian Matías expresa los que muchos no se atreven, pero también lo que muchos si se atreven, pero prefieren no filmarse. Todo es admitido.

Finalmente, sus palabras, vuelve a otro dicho, aquel que nos contaban las abuelas, y al que siempre es bueno volver, que “sobre gustos…” y así concluye Julián:

Dejar un mensaje de que pese a que muchos cuestionen lo que uno hace, mis trabajos, mi forma de enfrentar la vida, mis logros…hay que ser uno mismo, autentico, ya que siempre habrá alguien que juzgue cada movimiento que hagamos…

Pietro Salemme Silvert

750a213c-3a87-4b78-b0a9-e15220bbc981.jpg

a05a245f-29c3-4c6c-a048-7f1523ae89c4.jpg

ENREDATE CON JULIAN

https://www.instagram.com/jmatiasx/

http://www.xtube.com/profile/juuliiancito-26965462

http://www.xvideos.com/profiles/german-kessler

https://www.facebook.com/juuliiancitomatiiasOK/

Fotos cedidas por Julian Matías

Foto Games Rules de Martin Borges

L&S Fotografías: Sebastian Aquiles

851a013a-316a-487e-9ab4-bce4f4a5f4f1.jpg

reliance.png

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de MercadoPago

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de PayPal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s