Orquesta de Señoritas con señores del teatro

Con sus mármoles y sus bronces
parecía la Chacarita
aquel viejo café del Once
con orquesta de señoritas.

Allá íbamos muchas tardes
una barra de juvenilia
a escucharlas desde el oscuro
reservado para familias.

Quien no fue mujer
ni trabajador
piensa que el de ayer
fue un tiempo mejor.
Y al compás de la nostalgia
hoy bailamos por error…
(Fragmento de “Orquesta de Señoritas” de Maria Elena Walsh)

13925129_1600155296950101_7178944364207789020_n.jpg

Orquesta de Señoritas con señores del teatro

por Pietro Salemme Silvert

El tiempo sucede y no vuelve. No vuelve mas. Pero el teatro tiene esa capacidad extraña de volver presente cosas del pasado, o de un futuro incierto. Por extrañas razones, cada tanto vuelve a montarse la “Orquesta de Señoritas” de de Jean Anouilh, y en esta oportunidad en versión de Jorge Paccini. Con un elenco que nos devuelve a escenas a grandes actores de nuestra escena: Norberto Gonzalo (chelo), Edgardo Nieva (piano, el único varón), Jorge Paccini (flauta), Miguel Jordán, Carlos March y Ernesto Larrese (violines) y Osmar Nuñez (contrabajo) todos ellos completan la orquesta de esta señoritas aferradas a sus instrumentos, colgando de ellos, respirando a través de ellos…

13934614_1600155236950107_2059452003373692711_n.jpg

En la posguerra francesa, seis mujeres apasionadas (o anestesiadas) por la música y un pianista alcohólico y de malogrados amores integran una orquesta decadente que es contratada para aliviar el transito de estreñidos en un establecimiento de dudosa clase.
Las historias personales, el repertorio, los conflicto tras las partituras hacen que la función dada resulte patética, llena de miserias que los mismo conmueven o promueven una carcajada.
El teatro dentro del teatro se pone de manifiesto en este juego de espejos y espejismos.

13920859_1600155123616785_6374646541691207797_n (1).jpg

Casi como continuando una tradición, son los hombres quienes interpretan a estas mujeres desgarradas por el paso de los años sobre ellas, algunas ancladas en alguna línea del pentagrama, otras luchando por un lugar en la vida, todas atravesadas por el deseo y la necesidad de perpetuarse.
Es un lujo ver a estos actores componiendo cada uno con matices claros y concretos la piel de estas señoras de otra época.
Y aunque por momentos el texto resulte un poco ocre para estos tiempos, no se habla de nada que las décadas hayan logrado superar y lo sucede sigue manteniendo una cierta actualidad. El espectáculo es ver esta puesta con estos interpretes, en una obra que ya es un clásico de la cartelera porteña.

Podes verla en el Teatro Buenos Aires

Pietro Salemme Silvert
pietrosalemme@gmail.com

reliance.png

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de MercadoPago

Agradecemos tu colaboración BRUTAL a traves de PayPal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s